5 formas en que el sueño afecta los niveles de glucosa en sangre

5 Ways Sleep Affects Your Blood Glucose Levels

El sueño es a menudo aclamado como el héroe anónimo de la buena salud, que influye en todo, desde el estado de ánimo hasta la función cognitiva. ¿Pero sabías que también desempeña un papel importante en la regulación de los niveles de glucosa en sangre? Sí, la calidad y cantidad de tu sueño pueden afectar significativamente la forma en que tu cuerpo maneja la glucosa, la principal fuente de energía. En este artículo, exploremos cinco formas en que el sueño afecta la glucosa en sangre:

 

1. Sensibilidad a la insulina:

Uno de los mecanismos clave a través del cual el sueño influye en los niveles de glucosa en sangre es la sensibilidad a la insulina. Dormir lo suficiente ayuda a mantener una sensibilidad óptima a la insulina, lo que permite que las células respondan eficientemente a las señales de la insulina para absorber glucosa del torrente sanguíneo. Sin embargo, cuando el sueño es inadecuado o interrumpido, como se observa en condiciones del sueño como el síndrome de apnea obstructiva del sueño (SAOS) o el insomnio crónico, la sensibilidad a la insulina disminuye. Esta sensibilidad reducida puede provocar resistencia a la insulina, donde las células responden menos a la insulina, lo que resulta en niveles elevados de glucosa en sangre.

 

2. Desequilibrio hormonal:

La falta de sueño puede alterar el delicado equilibrio de las hormonas implicadas en la regulación del azúcar en sangre del cuerpo. Las investigaciones indican que la falta de sueño puede elevar los niveles de cortisol a la mañana siguiente, una hormona del estrés que se sabe que altera la acción de la insulina. Además, el sueño inadecuado se asocia con alteraciones en las hormonas que regulan el apetito, como la disminución de la leptina y el aumento de los niveles de grelina. Estos desequilibrios hormonales pueden provocar comer en exceso, aumentar de peso y, en última instancia, empeorar el control del azúcar en sangre.

 

3. Control glucémico nocturno:

Las alteraciones del sueño también pueden afectar los niveles nocturnos de glucosa en sangre, afectando el control glucémico general. Las personas con trastornos del sueño tienen más probabilidades de experimentar fluctuaciones en los niveles de azúcar en sangre durante el sueño, caracterizadas por períodos de hipoglucemia nocturna seguidos de hiperglucemia de rebote. Estas frecuentes fluctuaciones del azúcar en sangre alteran los patrones de sueño y plantean riesgos adicionales para la salud metabólica a largo plazo. Se ha sugerido que la falta de sueño podría contribuir causalmente al desarrollo de obesidad y diabetes tipo 2. El mecanismo de influencia metabólica se describe a continuación:

Vías metabólicas que vinculan los trastornos del sueño con el desarrollo de diabetes tipo 2

Fuente de imagen: https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC4381534/ 

 

4. Metabolismo de la glucosa:

El sueño juega un papel vital en la regulación del metabolismo de la glucosa, el proceso mediante el cual el cuerpo procesa y utiliza la glucosa como energía. A estudiar que investigó si la extensión del sueño en personas crónicamente privadas de sueño mejoraría el metabolismo de la glucosa, también sugirió que una cantidad de sueño objetivamente prolongada podría beneficiar la salud metabólica. Varios experimentos de restricción del sueño bien construidos también han confirmado que la privación de sueño puede alterar el metabolismo de la glucosa, lo que podría provocar una disminución de la absorción de glucosa por los tejidos y un aumento de la producción de glucosa por parte del hígado. Estas alteraciones en el metabolismo de la glucosa eventualmente contribuirían a niveles elevados de glucosa en sangre y resistencia a la insulina.

 

5. Factores de estilo de vida:

Más allá de los mecanismos fisiológicos directos, el sueño también influye en factores del estilo de vida que afectan los niveles de glucosa en sangre. Por ejemplo, dormir poco o mal a menudo aumenta los antojos de alimentos azucarados y ricos en carbohidratos, además de disminuir la motivación para la actividad física. Estos cambios de comportamiento pueden contribuir a malas elecciones dietéticas, aumento de peso y alteración del metabolismo de la glucosa con el tiempo.

poor-sleep-can-lead-to-increased-cravings

Fuente de la imagen: https://news.uga.edu/avoid-overeating-working-from-home/ 



Consejos para dormir para un mejor control de la glucosa:

Dada la intrincada relación entre el sueño y la regulación de la glucosa en sangre, priorizar un sueño de calidad es primordial para la salud y el bienestar general. A continuación se ofrecen algunos consejos para mejorar la higiene del sueño y favorecer un control óptimo de la glucosa en sangre:

  • Mantenga un horario de sueño constante: Trate de dormir de calidad entre siete y nueve horas cada noche y trate de acostarse y despertarse a la misma hora todos los días, incluso los fines de semana.
  • Cree una rutina relajante antes de acostarse: Relájese antes de acostarse realizando actividades relajantes como lectura, meditación o estiramientos suaves de yoga. Minimiza la exposición a luces azules, pantallas y contenido estimulante al menos una hora antes de acostarte.

  • Optimice su entorno para dormir: cree un entorno propicio para dormir manteniendo su dormitorio relativamente fresco, oscuro y silencioso. Si es posible, invierta en un colchón y almohadas cómodas para promover un sueño reparador.

  • Limite los estimulantes y las comidas copiosas antes de acostarse: Evite la cafeína y los alimentos pesados, picantes o grasosos cerca de la hora de acostarse, ya que pueden alterar el sueño y exacerbar los síntomas del reflujo.

  • Revise sus patrones de glucosa nocturnos: use un sensor de monitoreo continuo de glucosa como el GS1 , que ofrece monitoreo de glucosa en tiempo real y genera informes diarios completos de glucosa para que pueda revisar y mejorar su manejo de glucosa en sangre.

  • Busque ayuda profesional si es necesario: Si tiene problemas crónicos de sueño o sospecha de un trastorno del sueño subyacente, consulte a un entrenador del sueño o a un proveedor de atención médica para obtener una evaluación integral y un plan de tratamiento más personalizado.

 

Conclusión:

La relación entre el sueño y la regulación de la glucosa en sangre es compleja y multifacética. Al comprender cómo el sueño afecta la sensibilidad a la insulina, el equilibrio hormonal, el control glucémico, el metabolismo de la glucosa y los comportamientos, podemos apreciar la importancia de priorizar un sueño de calidad para el control de la glucosa y la salud metabólica general.

Si tiene dificultades para lograr un sueño reparador o tiene dificultades con el control de la glucosa, intente seguir los consejos para promover el sueño que se mencionan en este artículo y considere consultar con un proveedor de atención médica o un especialista en sueño cuando sea necesario. Al abordar los trastornos del sueño y adoptar hábitos de sueño saludables, puede optimizar el control de la glucosa en sangre y promover el bienestar general. Recuerde, dormir no es sólo un tiempo de inactividad: es un componente fundamental de un estilo de vida saludable.

 

PREGUNTAS MÁS FRECUENTES:

P: ¿La calidad del sueño es importante para el control de la glucosa?

R: Sí, la calidad del sueño es importante. El sueño reparador, caracterizado por ciclos de sueño ininterrumpidos y un tiempo adecuado en las etapas de sueño profundo, es esencial para una regulación adecuada de la glucosa. La mala calidad del sueño, como los despertares frecuentes o los trastornos del sueño como la apnea del sueño, pueden afectar el metabolismo de la glucosa.

P: ¿Cómo influye el ritmo circadiano en el control de la glucosa durante el sueño?

R: El ritmo circadiano, o el reloj interno del cuerpo, regula varios procesos fisiológicos, incluido el metabolismo de la glucosa. Dicta el momento de la liberación de hormonas, como la insulina y el cortisol, que son cruciales para el control de la glucosa. Las alteraciones del ritmo circadiano, como el trabajo por turnos o los horarios de sueño irregulares, pueden afectar negativamente a la regulación de la glucosa.

P: ¿Mejorar los hábitos de sueño puede ayudar a controlar la diabetes?

R: Sí, mejorar los hábitos de sueño puede tener un impacto positivo en el control de la diabetes. Un sueño constante, suficiente y de alta calidad puede mejorar la sensibilidad a la insulina y promover un mejor control de la glucosa. Las estrategias para mejorar el sueño pueden incluir mantener un horario de sueño regular, crear un ambiente propicio para el sueño, controlar el estrés y abordar los trastornos del sueño, si están presentes.

P: ¿Cómo afecta la falta de sueño a la sensibilidad a la insulina?

R: La falta de sueño puede provocar una disminución de la sensibilidad a la insulina, lo que dificulta que las células respondan a la insulina y regulen los niveles de azúcar en sangre de forma eficaz. Esto puede contribuir a la resistencia a la insulina y aumentar el riesgo de diabetes tipo 2.

Referencias:

https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/9415946/ 

https://www.news-medical.net/health/Ghrelin-and-Sleep.aspx 

https://jcsm.aasm.org/doi/10.5664/jcsm.7758 


Sistema de monitoreo continuo de glucosa (CGM) SIBIONICS GS1

Para estrenar

Sistema de monitoreo continuo de glucosa (CGM) SIBIONICS GS1

Lecturas de sensores altamente precisas
Glucosa continua durante 14 días
Supervisión Calibración gratuita
Sin escaneo
Informes AGP exportables
IP28 resistente al agua
Alarma de glucosa personalizable
Aplicación fácil de usar
Datos de glucosa en tiempo real compartibles

Comprar GS1